Principal Foro Chat Libro Visitas Contacto
Principios de la Logoterapia
VISIÓN ANTROPOLÓGICA Y EPISTEMOLÓGICA DEL MUNDO

Para Frankl, la persona es un individuo: la persona es algo indivisible, no se puede subdividir ni escindir precisamente porque es una unidad. Pero no es solamente un in-dividuum sino también un in-summabile; esto significa que no es solo indivisible sino que tampoco se puede fundir y esto no se puede hacer porque no solamente es unidad sino también totalidad .

Es decir, lo logoterapia considera al hombre como un ser somático- psíquico-espiritual en donde lo somático hace parte y refleja al hombre pero no en su totalidad; de igual forma sucede con lo psíquico y lo espiritual. La logoterapia ejemplifica este hecho bajo una analogía geométrica que demuestra la ontología dimensional:

 

Fig.1. Primera ley de la ontología dimensional: Uno y al mismo tiempo el mismo fenómeno proyectado fuera de su propia dimensión, dentro de diferentes dimensiones diferentes a la suya propia, se muestra de tal manera que las figuras individuales resultantes se contradicen una de la otra.  Es decir, la dimensión psíquica es inconmensurable con la dimensión somática, puesto que se debe observar al hombre como una totalidad indivisible y al mismo tiempo insumable (Un rectángulo no es un cilindro, un circulo no es un cilindro; lo que hace que exista el cilindro es la dimensión integradora, Noética).

Fig.2. Segunda ley de la ontología dimensional: Cuando fenómenos diferentes se proyectan fuera de sus dimensiones propias dentro de una sola dimensión inferior a las suyas propias, se muestran de tal manera que las figuras resultantes son ambiguas. Es decir, seres humanos proyectados en dimensiones inferiores a la suya propia quedan reducidos a imágenes ambivalentes; en ese sentido un santo seria igual a un sociopata si tan solo vemos lo somático.

A partir de esta visión de hombre surge una visión de mundo que vela por finalizar el reduccionismo cientificista en donde la segunda ley de la ontología dimensional, permite la formación del nihilismo hermeneutico que reduce al ser humano a un "nada mas que...un cuerpo biológico (biologicismo)", "nada mas que... un cuerpo anímico (psicologismo), "nada mas que... un producto (sociologismo)".


TRES PILARES FUNDAMENTALES DEL ANÁLISIS EXISTENCIAL Y LA LOGOTERAPIA

LIBERTAD DE LA VOLUNTAD

La logoterapia plantea como una manifestación del espíritu a la libertad humana que a pesar de ser finita en el organismo psicofísico se antepone desde lo espiritual a esta finitud. Esta libertad se despliega a través de una capacidad específicamente humana como lo es el Autodistanciamiento y el ejercicio del poder de resistencia del espíritu o antagonismo psiconoético.

Dentro de esta libertad se enmarca el concepto de responsabilidad. El hombre es libre para ser responsable; es responsable porque es libre. Es decir, negar la responsabilidad es una libre elección de no-ser libre, fundamento que hace inseparables estas dos manifestaciones espirituales.

El análisis existencial plantea que el hombre es responsable de la realización del sentido y los valores.Es decir el hombre esta llamado a la realización del sentido de su vida y de los valores que le dan significado a la misma, y ante este llamado es responsable.

De igual forma la logoterapia refiere una responsabilidad ante algo y ante alguien. Ante algo definido como la conciencia y ante alguien enmarcado en la capacidad específicamente humana de la autotrascendencia dirigida al encuentro con el otro y con una dimensión trascendente.

VOLUNTAD DE SENTIDO

En el sistema logoterapéutico se introduce una teoría motivacional denominada voluntad de sentido y contrapuesta contra las voluntades de placer de Freud y de poder de Adler.

La voluntad de sentido se relaciona con la autotrascendencia que caracteriza al ser humano, puesto que ella radica en el hecho fundamental de que el hombre apunte mas allá de si mismo hacia un sentido que primeramente debe descubrir y cuya plenitud debe lograr, a esto Frankl suele describirlo con el concepto de voluntad de sentido.

Es decir, las voluntades de placer y de poder conllevan un argumento inmanentista que se opone a la autotrascendencia y frustra la existencia del ser humano. Mientras las voluntades de placer y de poder consideran como fin ultimo de la existencia la consecución del placer y del poder, la logoterapia argumenta que los mismos, son consecuencias de alcanzar un fin y no el fin en si, motivo por el cual se promueve un estado de frustración que conlleva al surgimiento del vacío existencial. En cuanto a la voluntad de sentido esta no busca alcanzar el poder ni el placer, ni siquiera la felicidad, pues su interés es el encuentro de un argumento, una razón para ser feliz.

El vacío existencial que surge tras la frustración o el no desarrollo de la voluntad de sentido se constituye como uno de los síntomas modernos. Según Frankl, vivimos en una época de reciente automatización y esta lleva consigo un incremento del tiempo libre disponible. Pero no hay solo un tiempo libre de algo sino también un tiempo libre para algo; el hombre existencialmente frustrado, sin embargo, no conoce nada con lo que podría llenarlo, nada con lo que podría rellenar su vacío existencial.
SENTIDO DE VIDA

Finalmente surge la pregunta por el sentido de la vida; sin embargo, para preguntar por el sentido de vida -sobre lo qué es o lo que significa- hay que preguntar por el sentido de una persona concreta y de una situación concreta. La pregunta por el sentido de la vida solo se puede plantear de una forma concreta y solo se puede contestar de una forma activa...Es la misma vida la que plantea preguntas al hombre. Él no tiene que preguntar, mas bien él es el preguntado por la vida, el que tiene que responder a la vida, el que tiene que asumir la vida responsablemente. Pero las respuestas que da el hombre solo pueden ser respuestas concretas a preguntas vitales concretas. Es decir, el sentido es único e irrepetible para cada persona, es un constructo que apela a la coherencia y le confiere a la vida orientación, unidad y dirección.

En conclusión podríamos argumentar que el sentido de la vida existe en todo momento y bajo cualquier circunstancia, que el hombre es libre para buscarlo y que esa tensión entre lo que es y lo que debe ser lo motiva para encontrarlo. Es decir, el sentido de la vida se contiene en la vida misma. La vida como hecho fáctico que "es", al mismo tiempo "es posibilidad" de ser y es ante esta posibilidad que el hombre responde y descubre un sentido para su vida.

Según la logoterapia existen tres caminos para encontrar sentido:

- Valores de creación: dar algo o trabajar
- Valores de experiencia: vivenciar algo o a amar a alguien
- Valores de actitud: asumir el sufrimiento ineludible e inevitable

La triada de valores de la logoterapia se refiere a valores objetivos que pueden incluirse en esta estructura triadica; no se refieren a formas de valorar puesto que no se considera al mundo de los valores como subjetivo. Y aunque el sentido es único para cada persona y situación concreta, los valores se hacen evidentes en dichas situaciones permitiendo que a través de ellos se haga evidente el sentido (similar a lo que sucedería con una Gestalt). Los valores serian, pues, bienes-en-si, que al evidenciarse y ser abrazados por el hombre se convertirían en bienes-en-si-para-mi, (20) perfilando el sentido único e irrepetible del momento y dándole significado a la vida.

Finalmente cuando la logoterapia y específicamente Frankl discute acerca del significado del sentido, habla de un sentido "a ras de tierra" -ejemplificado en los párrafos anteriores- , sin embargo, argumenta: No podemos negar que existe una especie de sentido elevado -"que toca el cielo", habría que decir-, una especie de sentido ultimo, es decir, un sentido del conjunto, del "universo", o al menos el sentido de la propia vida como un todo; en cualquier caso, un sentido de largo alcance.